Gobiernos del PLD negaron obras a Pedernales y cerraron empresas que daban empleos

0
22

Santo Domingo. Tratando de escapar de sus fracasos y seguir de espaldas a Pedernales, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) no solo nombró a su antojo a Danilo Medina como padre de sus habitantes, sino que ha pretendido cargar con los éxitos de un turismo que despreciaron hasta el extremo de llegar a agravar el desempleo y la miseria en la zona. El sentimiento de rechazo a ese partido es evidente en esa zona porque todavía la población recuerda las malas noticias que anunciaban la decisión de esas autoridades de cortarle su esperanza de vida, al cerrar las operaciones de empresas que generaban empleos.

La dirección del PLD no puede exhibir una obra sólida para el desarrollo de Pedernales, lo que clava una espina dolorosa a sus propósitos de ganar simpatías en esa comunidad del suroeste y trazar una línea de distorsión y falsedades para impedir los planes desarrollistas del Gobierno. La oposición del PLD a la Ley de Fideicomiso es difícil de entender cuando fue el propio Danilo quien formalizó en 2015 el Fideicomiso Pro-Pedernales y puso al frente del mismo a Juan Ariel, entonces viceministro de la Presidencia.

Sin otra opción a mano para enfrentar la definida política del presidente Luis Abinader de profundizar el desarrollo de Pedernales y su alcance a toda la región sur, figuras de las áreas legislativas y política del PLD se han combinado para imponer su plan de ataque y destrucción a esta iniciativa. El olvido de los gobiernos del partido morado a Pedernales no solo se explica por no haber construido la infraestructura requerida para el impulso de su riqueza turística y otras iniciativas para generar empleo, sino también por auspiciar el cierre devastador de empresas que acogían a trabadores.

Antonio Isa Conde, un opositor al proyecto de Fideicomiso Público para Pedernales, durante su gestión como ministro de Energía y Minas mandó a las calles a centenares de trabajadores al ordenar el cierre de Dovemco, la principal exportadora minera de bauxita y principal fuente económica de Pedernales, todo a cuenta de un turismo que nunca hizo presencia. Los gobiernos de Medina, en lugar de favorecer a Cementos Andino, instalada en Cabo Rojo, actuó de nuevo en contra de la población al concesionar todo el cemento para la construcción de obras a otras firmas, como CEMEX en San Pedro de Macorís.

Durante los gobiernos de Danilo Medina, Pedernales vivió momentos difíciles en el ejercicio laboral, con su peor crisis en décadas. El desempleo se agudizó después de que las empresas Cementos Andino, Cementos Dominicanos, Ideal Dominicana y la compañía Dovemco fueron forzadas al cierre de sus operaciones, provocando así una recesión económica en la provincia.
Los efectos de estas devastadoras decisiones alcanzaron hasta al sindicato de camioneros, en el que más de mil choferes y ayudantes se ganaban la vida, debido a la falta de materiales para la construcción, como grava, gravilla, arena y cementos, perjudicado la expansión de obras públicas y privadas.

Al paralizarse la actividad de todas las empresas ligadas a la actividad minera se disparó el desempleo y, sin señales de explotación del turismo, Pedernales empezó a registrar un desplazamiento de jóvenes y familias hacia otras zonas con el fin de encontrar mejores medios para sobrevivir. Para entonces, estudios realizados por el Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo colocaron a Pedernales en el segundo lugar de pobreza.

Los gobiernos de Danilo Medina prometieron construir las calles de Pedernales, pero solo cumplieron con algunas y en otras vías deterioradas solo aplicaron una capa fina. La promesa de resolver el problema de drenaje sanitario fue olvidada. Medina prometió la construcción en Pedernales de un malecón y de todas las vías de acceso a los centros turísticos, playas como Bahía de las Águilas, Cabo Rojo, Lanzazo, Trudiye, Piticabo, pero allí siguen esperando lo que nunca llegó.

Despistado de sus propósitos y de espalda a esa comunidad, el candidato presidencial peledeísta, Abel Martínez alega que el Proyecto de Ley de Fideicomiso Público es un retroceso institucional en materia de transparencia, pero engaña al practicar un doble rasero para tapar el uso de esa figura en los gobiernos de su líder político, Danilo Medina.

También el exministro de Educación, Melanio Paredes y el expresidente de la Cámara de Diputados, Radhamés Camacho, cuestionados por sus fortunas y manejo irregular de bienes de esas instituciones, se han esforzado por hacer fracasar los planes para la provincia sureña. Otro opositor ha sido José Dantes Diaz, miembro del Comité Político del PLD, quien se comprometió con una campaña de oposición al fideicomiso, obedeciendo a un interés personal para afianzar el lanzamiento de su campaña como senador.

El senador de Elías Piña, Iván Lorenzo, ha hecho campañas agresivas en el país y en el exterior para desacreditar el proyecto de fideicomiso, hasta mentir diciendo que el Gobierno pretende entregar los bienes del Estado a socios empresarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí